Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, diciembre 25, 2012

Onanismo




Erguido en la delicia que transforma el movimiento, quiero quedarme detenida en un pensamiento directo. Abrir las posibilidades de toda extinción, fronteras... amores en barras, gomas en barra, la barra de un bar, una barra de chocolate, una barra de caramelo,  una barra de acero, una barra de goma para borrar, barra brava en un partido de futbol sureño…. Una puta en una barra. Y una barra de ballet.

Demarcar el espacio con ideas que coinciden y te esquivan la pasión por la riqueza de tus señales de humo, me hace redimensionar las palabras con el pretexto de las huellas y de quedarme,  adivinas  sensaciones de la  sed que tengo, respiro antes de continuar este desfile de imágenes, la sensualidad  con que hablas al oído y  me provocas secuaz literalmente un estallido  feroz….Oh! me voy contigo.

Muevo la mano sobre el blanco de impaciencias… que vicio, me pierdo. reposo y me acopio dentro de mí, pudieras ser un pincel, una batuta frente a la orquesta, frenética la desnudez escribe, escribe, escribe… respira, un simple pedazo de carbón en una caverna, señal cruce de manos y piernas, un “concluyese”  y una secuela que me libera y me excita, en la naturalidad crea, me lanzo a la pesca…todas ellas pasan muy rápido, pesco solo un resfriado y con ayuda de catapultas me lanzo nuevamente.  Y otra vez esta ambición y este rio y este caudal sin freno de mano…no hay vuelta atrás. Dilatado ya sin cauce. Poder infinito la creación, filosóficamente encantador, repito, tantas veces como sea posible.  El solo hecho de pensar que escribo para ti. Para esparcir por el aire el polen, las sonrisas, esta perversión de las miradas que pellizcan tu inspiración, acto sin desenlace. Esta cadena que no se rompe supera la ficción y viceversa.

Me voy por la pasión y el deseo de las palabras
Esta dependencia de venirme toda, de correrme tras las líneas que dibujan el placer .escribe, escribe  y escribe……….

Imagen de Manel Rebollo Portalo.

No hay comentarios.: