Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, diciembre 25, 2012

Desconfianza





Serénate
por ti no vengo como un filibustero
no despliegues tus fuerzas defensivas creyendo
que sitio tus murallas y pretendo tomar tu fortaleza 
con apetito de saquear, destruir e incendiarlo todo.
Lejos de mí espíritu de William Walker, Morgan o Barba Roja

Créeme en cambio 
tengo la convicción de Guaicaipuro o un Alonso de Ledezma;
que aún, en desventaja de armas uno 
y en su menguada edad y compañía el otro
cada quien en lo suyo atendiendo lo propio, 
se encaran a la afrenta de cualquier invasor.

Me presento ante ti nómada, 
indígena en plenos bosques tropicales
alguien más haciendo su camino inverso 
al señalado por la modernidad o civilización
Si hasta ahora no he sido el ancho y presuroso corazón que deseabas
Recíbeme provisionalmente como huésped mendigo.

Juan A. Canelones



No hay comentarios.: