Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

viernes, julio 31, 2009

::Solo quiero::



Solo quiero mirarte y sin decir nada me hables
Sin trazarnos señales me digas…

Solo quiero quedarme en silencio solo
Y asilarme en un verso sordo…

Solo quiero mirarte desde adentro
Desde mi centro confín del firmamento…

Solo quiero que descubras mirando
en que pienso cuando te veo

Y con la necesidad de mi alma me lleves
me lleves lejos de todo en silencio

En el silencio que habla por si solo
hasta el silencio inmenso de tu universo.

::Corazón::



Ahora
cuando comienza la noche
y se aleja la melodía triste
de un sol sin sombras que abraza
te mojas si descuidas,
en la oscuridad remota de tus ojos,
y de mis lagrimas.

Puedo ver
un espacio abierto a la medida,
yo sin mas planes que apuradas despedidas,
me escabullo al primer pretexto
sin encontrar salida,
con miedo de todo lo enfrento
Con hipócrita valentía.

Sigo,
Incesante… te busco
al extremo sur donde te encuentras
Preguntándome si lejano estas muy cerca,
si de repente me escuchas y estas alerta
o eres quien cierra y abre las puertas
para aguardarme por siempre.

También me pregunto
Si te envuelve este halo de misterio
si tanto te importa cuando duermen
los sueños 
esos  tontos sueños que tenemos,
vuelvo a preguntarme
por qué esta noche de lluvia
vuelvo a tocarte.

¿Por qué las gotas vacilantes?
Me traen aquí donde te amo,
por qué todo nos cuesta tanto,
por qué desespero y grito por dentro,
por qué la necesidad y la penuria
de preservar el corazón dentro
de un frasco hermético.

lunes, julio 20, 2009

::Respiro::























Rincón infinito lejos de todo el espacio cubierto, lleno de gente y a lo lejos de las sombras y luces neón resguardamos las emociones, una a una en un paraíso, remoto de los espectros vencidos y las palabras en modo pausa, como esperando sentadas, para atontar y así salir al camino para oírte e ir mas allá de la penuria alterna de siempre mas y mas. Despojado de todo vienes a mí, y soy tuya ya ni mía… el alma.

Como quien no quiere la cosa, me doy por diluida y me dejo perseguir, borrando la estela de chispas pecosas que a su paso dejaba, escondiéndome de todo. Que urgentes emociones me fueron fundidas, alas de mariposa se vuelven un solo oscuro y definido gris. Reclinada a los muros pues de todo se enteran, que ocultas montañas emergen de la nada, y todo lo vuelven delirante e infinito cuando se trata de ti.

Pobre de aquel que perdió el rastro del brillo de tus ojos, en una noche sin estrellas, la palidez de tu piel estremecida por el silencio de mis palabras calladas, conmovida por tu aliento cerquita a mi boca, las fabulas inconclusas del sabor de tu voz contándolo todo con la mirada, entre la posible libertad de quedarme en la magia que me das, donde abandoné el miedo por siempre.

domingo, julio 12, 2009

::Sentir otra vez::





















...La sensación absoluta
de quedarme en el aire
aturdida
sin las alas
Sin tocar el suelo
Si mas nada que inspirar tus palabras.

::nada más que tus palabras::


Tus palabras

un vaivén absoluto

de planetas trasnochados,

y cristales rotos

por autopistas de mi cuerpo

recorren mi espina dorsal

en un aleteo confuso

de mariposas calladas en sube y baja

Que largo trecho recorren

para llegar hasta acá

ya el camino lo saben de memoria

siempre es el mismo

el que me lleva y me trae

y estacionan en mi toda,

recorren mi espíritu

gritos me hace vivir y querer vivir

anhelos de mar y olas que arrecian

llegan nocturnas

a pleno sol,

a plena lluvia,

a plena luz

lejos de todos fusionados

consumes uno a uno los poros

donde quiero quedarme

muy dentro aquí

mientras camino

veo pasar la gente,

sin levantar la mirada

Donde encontraré

jamás tu sonrisa

tu nariz húmeda

y mis manos temblorosas

Qué haces que resucitas las letras

Qué haces que recuperas las palabras

Qué haces que me olvide de todo

Qué haces que el tiempo pasa

Y no pasas tu


has hecho darle vacaciones

a mis musas a mis hadas

a una infinita lluvia de taras

tú que todo lo inspiras

me ahogas sin más nada

nada más que tus líneas

nada más que tus palabras.










Todas las lunas y las vidas que faltan.


viernes, julio 03, 2009

::Sin nada::

En los lastres

de memoria difusa

apareces fortuita

nostalgia

este peligro

de respirar a medias


Piezas sin son ni ton

al ritmo casi uniforme

mis manos sudadas


No sé si soy yo

imaginando cuando vienes

...sofocado el corazón


En vértices de voraz apetito

de tus besos

sin razón ni limites


Sigue insistiendo callado

Y triste corazón.

TRANSLUZ


En este tanteo repetitivo de comerte con la vista y hacerte comprender, que no todos te observan desde aquí y a escondidas, que soy yo la que te mira aun dormida o distraída como si no importara nada, nada más que tu, me disipo en el latente y velado universo que guardas.

Puedo ver cómo te ocultas en la transparencia de tus ojos color miel, sigues en archivos clandestino para un día concreto, en el que sin más preámbulos me mires desierto como si nada importara más que yo.

No es que quiera ser mas, solo que se trata de ti y de mi y eso nadie más puede entenderlo, eso es entre los dos, y mas allá del firmamento el punto y las comas es la suma de nosotros sin otra cosa.

A la espera entre la arena pálida y húmeda, tus pestañas destellantes, y los poros de tu nariz en rocío, caminamos a la deriva del mar. A lo lejos la manía de mirarnos y perdernos dentro, mas allá las estrellitas iluminando el espacio entre la nada.

Entre la nada de saber si tus ojos escapan y huyen, sin saber si el corazón aun palpita esforzándose para que nada lo escuche y lo sienta, que obstinado y terco corazón.

Mientras yo obsesiva te sigo disimulada, pasando y no pasando por tus sueños de madrugada. Sabiendo que aunque no pase nada para el mundo, pasa todo aquí entre tu corazón cautivo.