Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

lunes, junio 11, 2012

Entre él y yo Imaginario Tú, de tanto Extrañarte





Despiertan mis ojos
acechando los tuyos
 ya nada duerme
las puertas se abren,
las hojas toman
el crujiente color de la tarde
que espera, 
sin molestos retoques
sin harapos
más que la piel 
tu aliento otra vez
espantando todo cuervo, 
todo gato,
todo susto del medio día,
a media tarde,
a media noche,
todo a medias hecho trizas…

Trasteas y buscas
bajo cuáles sábanas,
las calles vacías
las ventanas a oscuras
las luces de mis ojos titilan
que malas costumbres decía mi abuela
la de los bares de hoy,
y las corridas reptiles
se humedecen
nuevamente mis labios
…comienzo….
 Sigilosa quedo,
tus manos y sus huellas.
sus huellas y la arena
Pareces una araña.
Que escala por mis piernas.
ebrio, húmedo respiras,
subes… por mas
a oscuras
en la escalera me detienes
donde siempre soy  tu piano.


Hablemos de transparencias
de la carne íntima,
del calor que inunda
las calles por la noche,
de la piel, del agua
la curva de las gotas,
del brillo cristalino y gris de la nubes
que se deslizan por las zanjas de las calles,
de una silla solitaria
y roja en un monte.
Yo la coloqué ahí para poder pensar.
La dejé como recordatorio.
para saber que tan importante
y frágil es el color del deseo.

Hablemos de colores intensos
de vivos movimientos como la sangre,
esa que me hace sentir al borde
 al más mínimo roce
de tu mirada clara,
caminemos apurados
a paso lento, rítmico,
 sobre chispas salpicados de agua de lluvia,
de agua de mar, de sudor y de piel,
 las gotas bajan
perfilando tu nariz
 mientras las nubes
oscurecen tus ojos transparentes.

Cae la noche bajo tu luz,
rojo, negro, gris,
una vez más me recordarás,
en una silla,
en algún rincón solitario,
saturado de colores y sombras,
la fragilidad se vuelve impetuosa,
no flaquea, se hace firme y se empina
me invita a la silla donde estas
y ya no hay color y nada alrededor,
solo luz que ofusca,
camino en puntas
y te miro frente a mí,
donde me recuerdas al pasar
como aquella tierna melodía.



 El desierto se deslava con esas tormentas
y en el aire a lo lejos brota
un perfume de polvo
Bebes colores con tu boca
y quizás olvido el color
y recuerdo tu boca cercana a la mía.


Tu boca me bebe
me absorbe y en un beso 
que no ha de terminar
para después del mas allá
me tienta de palabras inconclusas
te miro en  silencio
de flores a medio abril
mientras llueve fuera de tus brazos
a cantaros insistentes
que crecen y crecen
y se hacen ríos de ti y de mi,
esa misma torrencial incolora
que tiñe el aire de tu aroma
donde me detengo intentando
volver á tus ojos y ellos, ojos
vuelven a mí.



…porque las puertas de las separaciones no tienen marco
…Puesto que aprendo a sumar las divisiones 
y las puertas sin marco se desvelan

Entre mis  oídos vibra
 lo que no es silencio aún,
el rastro de los ríos cruzados
como piernas amantes
se traza en las hendiduras
del desierto de mi piel,
 y el látigo de la sangre es cielo manso. 

Ausencias y algo más
me llevan a buscar cual cazadora
un movimiento que te inmute,
espejismo de trasnochos,
horas pálidas, gritan el sabor, tu piel
que derroche tus miradas,
que descaro el de tus manos,
tu boca oscila y sospecha
estos amaneceres de soles 
entre el espacio y el mar
se revelan las olas rudas
y con ellas veo el contraste
de mis piernas largas y lentas atadas
que cubres de mi
el mar muestra insólitos tropiezos,
piedras erizadas 
arrecifes orgullosos,
la respiración se corta,
se escucha, irrumpe el silencio,
me incendia, de verde matiza mi mano… tu cabello,
no hay prisa en el ardor del alba.

Caes súbito, me desarmas de redes
como peces mordaces 
atrapados bajo el agua
conjuros burlados,
tú cabello se enreda más y más,
apresas mis dedos sin retorno,
molusco delirante
hallazgo que surco directo a tú mirada,
 recorro la planicie y ondas
mientras presto total atención a tus hombros,
 miniaturas cabalgantes hipan.
miro entre burbujas,
 impregnas mi tez de colores nítidos,
traspasando la contemplación final,
está paz de no querer nada más…
Lenta oscura me quedo,
hombre entre las rocas defines el amor
comparado a las gaviotas y el mar,
 de arenas, mareas, peces brillantes,
aturdida veo la orilla en el horizonte.

No quedan recuerdos, 
luces de neón,
abierto, cerrado...
Todo con un nombre soberbio,
aún esos transparentes espíritus,
ocultos del color, buscamos tonos para el amor,
lo combinamos con las pátinas de tierra húmeda
cuando tú mirada me descubre pérdida
que tonos más hermosos
esos que llevo encima por debajo de la ropa,
rozan con tú piel de caramelo,
mientras te envuelves de  infinito mar espumante,
inquietas mi sensatez,
cuando pintan sin querer
mi boca de rojo tú cuerpo
Tus palabras resbalan por mi cuello,
murmuran y respiran mi olor embebiéndolo todo,
absorbo hasta diluirte.

Con Andrés Orloswsky



domingo, junio 03, 2012

Entre él y yo























En primera fila mis ojos
se confiesan enamorados


Sin nada
En los lastres
de memoria difusa
apareces fortuita
                nostalgia
este peligro
de respirar a medias
Piezas sin son ni ton
al ritmo casi uniforme
mis manos sudadas

No sé si soy yo
imaginando cuando vienes
...sofocando al corazón
En extremo voraz
Apetito tus besos
sin razón ni limite
Sigue insistiendo callado
Y triste corazón.




Y triste corazón
Sigue insistiendo callado
sin razón ni limite
apetito tus besos
En extremo  voraz...
sofocando al corazón
imaginando cuando vienes

No sé si soy yo
mis manos sudadas
al ritmo casi uniforme
Piezas sin son ni ton
de respirar a medias
este peligro
                    nostalgia
apareces fortuita
de memoria difusa
En los lastres
Sin nada.

::Meridiano::



Sos, una línea que divide el norte del sur y los polos congelados, una fiesta inesperada de sorpresas retenidas, una obsesión en  por qué le ponemos nombre a todo.

Sos, una línea que divide mi tronco, cabeza y extremidades, un pícaro rechinar de zapatos nuevos, mientras juegas y me alcanzas en dos pasos.

Sos tan grande que me abrigas de un abrazo, que unes mi alma mi cuerpo y corazón, borrando  las líneas del meridiano.

Sos,  las 12 en punto, cuando el sol me avisa, faltan menos horas para volver a vernos por la tarde, y cuando me mires, me habrás extrañado, cuando me hables me derritas, me desmayes.

Sos, camino de risa sin calma, atontada aun por tus besos de la mañana, intrépidos tus labios de moras maduras, sobre tapices rojos frescos.

Cómodamente en el sofá me reclinó hacia tus ojos, disimulo para no saturar, intentando responder a tus palabras, a mis deseos, a tus manos.

Sos, una línea de corazones al rojo vivo, Sos perfecto, como Sos, del taller de maravillas dándome ideas, tus pestañas trasnochadas.

A.M.

tardes de Poetas, Richard Terán. Miguel Uzcateguí, Ana Mendoza, Javier Abreu.

::De Hormigas y Arañas::





Te pierdes por segundos en la repentina rudeza                                                 
de las calles abarrotadas de desconocidos 
Extraños que no miran, caminan al unísono de la ligereza
El tiempo se pierde contigo refugiándote en la lejanía


Guardando tus momentos más preciados en cajas vacías
forradas de retazos, ilusiones, bombas de tiempo, plazas,
Todo en desorden aciertas, los abrazos comprimidos
Los mapas y las rutas trazadas, Los rayos de sol en la noche


Sin razones continúas sin palabras que no necesitas
los motivos quedan apartados para un después
Insultándote con una sonrisa para los demás
Piensas en un pacto de hormigas amigas y Arañas viudas


Se alza una estampida de razones incoherentes
del sindicato de amores extraviados, tu rebelión en forma inicial
Desafiando siempre al alma en paralelo con tus manos
En la grieta de la pared desnuda que observas


Eres mi contraparte, el pragmatismo automático de mis palabras
Sobornando sentimientos cual te afligen en soledad
En búsqueda frenética por encontrarte
sobre una superficie húmeda y semejante a la franquicia de mis bosques.


Apelo al corazón te regalo mis hadas adormecidas e inocentes
te devolverán las noches que me quedan entre vinos tintos y quimeras
Te busques bajo el agua clara, bajo las piedras arenas y caracolas,
los sueños tontos Los días rotos, donde también encontrarás estrellas…

.
...Bajo tus pies!






Arte: Javier Alonso Abreu
Fotografia: Miguel Uzcategui

Jacqueline Mary du Pré






























Fue una cellista profesional británica, una de las mejores del siglo XX.

Esposa y compañera musical del pianista y director argentino-israelí Daniel Barenboim, debió retirarse a los 28 años, en 1973, debido a la esclerosis múltiple que produjo su deceso catorce años más tarde, en 1987, cuando contaba 42 años. Fue condecorada con la orden del imperio británico en 1976 y su interpretación delConcierto para cello de Edward Elgar es considerada referencial y, para algunos, definitiva.

Con total justicia, Jacqueline du Pré, a quién sus allegados apodaron “Smiling”, ocupa un privilegiado lugar en el mundo de los mitos musicales. Aunque su carrera y su vida fueron truncadas por la esclerosis múltiple, sus discos han continuado triunfando por encima de su desaparición, creando así una muy merecida leyenda colmada de reconocimientos…

 Jacqueline Mary du Pré nació en Oxford el 26 de junio de 1945, en el seno de una familia de clase media con marcada inclinación musical, y desde muy pequeña se sintió atraída por la magia del cello, siendo muy pronto catalogada como niña prodigio.

Todo comenzó a la edad de 5 años, cuando escuchó por la radio el sonido de un cello. A pesar de su corta edad, aquél hecho marcó el rumbo de su vida y, a partir de ese momento, comenzó una carrera vertiginosa hacia la consagración: estudios con diversos profesores en las mejores escuelas de Inglaterra, clases magistrales con los mejores intérpretes (Rostropovich, Casals…), conciertos por Europa y América, numerosas grabaciones y una dedicación absoluta a ese magnifico instrumento al que abrazaba con sus muslos como si se tratara de un amante.

Uno de sus grandes y más llamativos hitos interpretativos fue su debut en el Carnegie Hall de Nueva York, en 1965, donde interpretó el Concierto para Violonchelo de Elgar, una preciosidad, y una de sus especialidades. Es, sin lugar a dudas, la mejor intérprete de tan hermosa composición.

La intensidad y pasión con las que interpretaba, así como su singular visión de algunas obras, la elevaron a la cumbre en un imparable ascenso, y en las navidades de 1966 conoció a Daniel Barenboim, del que se hizo inseparable y con quien formó pareja artística y sentimental. Fue una de las relaciones más fructíferas en el mundo de la música, llegando algunos a compararla con la de Clara y Robert Schumann.

Con el también violinista judío, Pinchas Zukerman, formaron un trío que se hizo legendario. La afinidad surgida entre los tres músicos, la capacidad de comunicación y la increíble habilidad para dialogar con los instrumentos quedó patente en cada una de sus apariciones en festivales y grabaciones, aclamadas unánimemente por la crítica.


 Pero, por desgracia, los años de éxitos iban a terminar muy pronto. En Julio de 1971, encontrándose en la cima de su carrera, comenzó a sufrir algunas molestias que le impedían tocar como siempre y, después de varias recaídas llegó su retirada en 1973, con tan solo 28 años. Diagnosticada con esclerosis múltiple, sus manos ya no le respondían y acabó imposibilitada en una silla de ruedas, sumida en un deterioro progresivo hasta su muerte en Londres el 19 de octubre de 1987, a la edad de 42 años, tras haber dedicado los últimos años de su vida a la enseñanza.

Es un completo absurdo que ella, que con sus manos sobre el cello arrancaba las más hermosas melodías para transportarnos al intenso mundo de las emociones, pagara tan alto precio. Y es que no hay justicia entre los dioses. No la hay cuando te arrebatan lo más preciado, aquello con lo que derrochas belleza.

¿O será que las palabras de Menandro [*] tenían una base justificada?

A pesar de ello, por encima de la muerte y del olvido, Jacqueline y su sonrisa contínuan con nosotros. Y en los siguientes 8 vídeos (narrados en inglés) podemos ver el despliegue de un impresionante y conmovedor documental…







EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL INTERNET ANGEL ABAD


Tras una buena espera, un par de libros del español Angel Abad.

Finalmente han sido editados en Venezuela. Más que referirme a ellos, a su frescura y naturalidad en cuanto al enfoque de la actualidad, pues voy a citar algunos párrafos. Ya el lector comprobará su compatibilidad con este psicólogo humanista:

ROMEO Y JULIETA EN VERSIÓN LIBRE DE ROSA Y JOAQUÍN: Los amantes italianos se casaron, escondidos de sus familias, en la ciudad de Las Vegas y fueron desheredados. Ahora viven en Caracas y tienen una pizzería. Se les ve gordo y feliz. con sus cuatro hijos.

ROMEO Y JULIETA EN VERSIÓN LIBRE DE AMALIA: Julieta es dueña de una peluquería, se casó con Romeo y viven escondidos de sus familias mafiosas. Se cambian el color del cabello y el look del peinado todos los meses. Romeo se está quedando calvo, pero su amor los hace sonreír la mayoría del tiempo.

ROMEO Y JULIETA EN VERSIÓN LIBRE DE JUAN JOSÉ: Julieta y Romeo son como Adán y Eva, pero con ropa. De aquel amor juvenil han pasado a la serenidad de un matrimonio clase media que tiene que esforzarse para poder pagar la hipoteca del apartamento y el crédito del carro. Ahora discuten por el dinero que nunca les alcanza. Julieta quiere tener hijos y Romeo siempre le responde que se espere.

ROMEO Y JULIETA EN VERSIÓN LIBRE DE ELENA Y WINSTON: “Ay, Romeo, ¿dónde carrizo estás que no te veo?”, le pregunta Julieta por el celular al sinvergüenza de su esposo, quien se le ha perdido igual que hace todos los viernes por la noche. Julieta, asomada al balcón de su apartamento alquilado, llora amargamente y se deshidrata como una Magdalena".El Autor de este libro es un psicólogo humanista especializado en dinámicas de grupo. Dicta talleres vivenciales de crecimiento persona es cinéfilo y melómano y utiliza en sus libros múltiples referencias de la cultura de masas


EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL INTERNET
Personas que tienen dificultades para socializar han encontrado un refugio en su computadora

“A través del Internet estamos sacando las emociones de forma mucho más inmediata, el encubrimiento permite explayarse sin ningún tipo de prejuicio pero al mismo tiempo genera situaciones hirientes y ofensivas”.

Facebook, la red social más popular a nivel mundial con más de 800 millones de usuarios, es pieza clave en la transformación de las relaciones a nivel familiar, amistoso, de trabajo y por supuesto amoroso. Para la especialista, Facebook es más que una red social para “amigos”, es una ventana a través de la cual las personas se dejan mirar pero sólo de la forma en la que quieren que los vean los demás.

“Nadie es tan guapo como en la foto que pone en su Facebook, ni tan feo como en la foto de su credencial del IFE, es un semiengaño en el que todos participan, ahora ni siquiera tengo que cortar con el novio como se hacía antes, sólo cambio el estatus en mi perfil y ya está, el mundo se enteró que ya no tengo novio”.
Buscar pareja en Internet no es un tema exclusivo de adolescentes, las personas de más de 30 años suelen ver al Internet como una celestina en la que pueden confiar. Sin embargo, es necesario conducirse con un cierto grado de cautela. “La web es un sitio apropiado para perversos cibernautas con paciencia patológica, que lo mismo hacen que una niña se desvista frente a la cámara de la computadora, o que una mujer deje casa, esposo e hijos por ir detrás de una ilusión que no siempre resulta ser lo que prometía”.

En opinión de Borbolla, las relaciones que nacieron o se sostienen en Internet son cada vez más duraderas porque la gente ha aprendido a leer los códigos de las redes sociales, incluso hay parejas que terminan siendo matrimonios exitosos.Sin embargo, es fundamental evitar la banalización de las relaciones personales y mantener vivos valores como la lealtad y la sinceridad, tanto en el ámbito físico en el que nos desarrollamos socialmente como en el ciberespacio.
Otros artículos interesantes sobre el tema:

http://waltermeade.org/el-amor-en-tiempos-de-internet-por-walter-meade/?lang=es
Ciencia y Tecnología Lunes, 13 de Febrero de 2012 21:53 Redactor: Andrés Nolasco