Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

viernes, marzo 27, 2009

....una vida no basta


En lo ligero del espacio vacio que me queda siempre; es tiempo de saltar a la caza de palabras arañadas de instantes indecentes de luna olvidada, de baladas inesperadas y simples canciones sin letra, las mariposas ocultas tras el ruido revuelven sus alitas, sus haditas, sonámbulas vagabundas respondiendo a las miradas y risitas chispeantes y explosivas.

Hoy te mire de frente, Te mire a los ojos con el corazón encendido, sin pararme en las pestañas te mire de nuevo largamente, hipnotizada…. portentosa tu sonrisa Bom…bommm….bomm


Como siempre no supe que decirte, otra vez en silencio, se me han trabado las palabras, y eso que eras solo pensamiento, el traerte y mirarte fijo y punzante.

Solo un susto de esos que paso cuando te tengo tan cerca, para sorprenderme, para darme cuenta que no solo leerte me renueva, que no solo es recuerdos a lo lejos, que aun te acuerdas de lo poco hace tiempo, que eres todo y lo no entiendes, que aun te acuerdas de mi, que aun pasas en las noches por aquí.

Qué me pasa que no entiendo, qué no entiendo es para siempre? seguir en el aire como si nada bajo una lluvia de estrellas, Y hacerme la loca cuando gritas y me llamas cuando vienes y me tienes cuando estoy tan rosa que empalago y me pregunto es para siempre?.

Gestación


Al comienzo llore a gritos y mares

En relámpagos el miedo me apresó
sin salida, 
Se me hizo un charco el bosque
Y me postré en él
hasta las rodillas

la vida después de la vida

Cobra sentido en sus latidos

Me punzan las abejas, me zumban al oído
Percibo su distante palpitar
En la profundidad de mis entrañas
le espero con una sonrisa abierta
con el aliento de mermelada
Intensa desde el alma
Sin planes
Ni expectativas
Solo quiero verte y tenerte
Resguardar su corazón
...rodearle
Y una vez más dar vida después de la vida