Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

sábado, septiembre 30, 2006

Alcanza las estrellas


Tarita a Tío Pípi









Si me gustas es

porque callas lo que sabes,

Si me quieres es

porque soy de ti

porque anhelo

el sabor de tus labios

El sentirme flotando

cuando te acercas

a un paso de mí.

Si te quiero es

porque en mi vives

Si te quiero nunca lo diré

Aunque me ates las manos

Y me eclipses la mirada

Eres








"...Esa emoción que sólo alcanza
quien recuerda el mar desde la tierra..."

La Niña Azul (III parte)

Revise las cartas horas y horas de arriba abajo, de abajo arriba, dejé las cartas y me recosté sobre la cama tendida desde la mañana, um divina adoro poder descansar cerré los ojos y reviví cada momento desde la primera vez, hacia años atrás el vino un día a casa con sus ojos de noche de luna, y una espléndida sonrisa, fuimos los mejores amigos, y fui transparente, muchas veces no del todo pero el más simple roce me erizaba la piel, yo habría querido darle todo.... sentí miedo de que todos se dieran cuenta de mi acelerado corazón gritando al tenerlo cerca, así que un día me propuse que ya no más por respeto a él, a mí y a los demás. Cerré eso años, y el tiempo jugó nuevamente con un encuentro. Paso el tiempo, las distancias y llegó el momento ahora todo había cambiando sentí la libertad de poder ser yo sin esconder lo que sentía.

Aquella noche fui feliz, pude tomarle su mano para que escuchara mi corazón, sabía que debía hacer algo para que el volviera a mí, si yo había dicho que no, un no definitivo..............

Así que solo me deje guiar por intuición, porque aquel deseo divino de sentir sus labios, fui yo la que abrió las puertas y las dejo de par en par...

Esta vez fue diferente el encuentro, corrí por qué no soporte más y quería tenerlo nuevamente en mí, corrí a su encuentro. Durante el viaje, venia toda la vida de recuerdos, de aquellos años que nunca contaron, de aquellos años en pausa por qué no se podía, y no era el momento.

Escuche su voz, y baje las escaleras, el estaba ahí, un poco quemado por el sol, se veía agotado por el trabajo de todo el día, no se había dado cuenta de que yo estaba hay parada esperando una mirada, hasta el momento en que salude con mi voz temblorosa me falla la voz, me tiemblan las piernas,, el miró sorprendido se que realmente no esperaba verme caminó tan rápido que no me di cuenta cuando estaba ya en sus brazos, cuantos besos recibí, perdí la cuenta.......... del mundo las horas y el tiempo, su piel tiene ese algo que me seduce y me atrapa ingenuamente, me abrazo tan tierno, tan dulce y nos encerramos juntos y hablamos por horas de todos estos días que no fueron más de un mes, pero que parecieron una eternidad, hablamos de sus cosas cotidianas de las mías, de la magia de la luna de las estrellas, y salimos del lugar.

Le extraño, hoy extraño su piel, sus ojos de mar, sus palabras y detalles, el siempre espera que hable, que hable tanto como escribo, que sea una poetisa cuando hablo, que espera el de mi, cuando yo amo el silencio, cuando escribo para no romper con el silencio, si este es uno de los lenguajes que conozco y creo dominar, me cuesta expresarme de otra manera yo siento que esta vez ya no habrá magia, porque yo he caído en la rutina de no ser practica de no expresar todo lo que siento, yo temo no ser lo que soy por querer ser lo que él necesita para ser feliz... yo no sabía cómo expresar mi felicidad pensé que el adivinaría en mis ojos, en esa risa nerviosa que dice SOY FELIZ CUANDO ESTOY CONTIGO, y entre tantos besos, se mezclaron nuestros cuerpos, se fundieron en uno solo, en una fusión perfecta, besos y mas besos, piel, deseo, pasión, fuego una excitación enorme, su manos, me hacen ahogarme en mar de paz y es allí justo en el momento cuando toco el séptimo cielo que se me acaban las palabras y me antecede el silencio, ese que se adueña de mi mundo para cubrirme de las sensaciones más hermosas que he vivido.


La Niña Azul (II parte)


Todos seguían hablando, comiendo riendo, alguien se preguntaría donde estaba Amelí, que estaría pasando en su interior, que estaría haciendo palpitar con intensidad su corazón, que estaría haciéndola desear entregarse por completo, me pregunto si entiendes mi mundo interior, si en medio de las palabras soy más que eso, hoy me pregunto hacia donde voy y quien soy, que es lo que quiero, si te quiero tanto a ti que me haces dudar hoy de mi y de mis habilidades. Hoy no sé si mantengo ese aire misterioso que te trajo a mí, si soy tan apasionada como una vez pensaste, si debo dejar de ser la poetiza por ser real, porque ambos tenemos problemas que nos perturban, todos lo tienen, no sé si esta belleza es solo fantasía, si me prefiere así, o cabalgando sobre su cuerpo, y yo quisiera ser una fusión de ambas para mantener la magia.


Volví a aquella ventana en la que todas las noches me recostaba mientras esperaba quedarme entre dormida antes de irme a la cama, esa noche no fue diferente, solo yo me sentía así, mis cabellos tejidos en dos trenzas largas y azules, la piel pálida azulada me vi al espejo, y me sentí tan azul, tan suave, tan delicada, mis manos delgadas, parecían ser tan frágiles como a punto de romperse me di cuenta que había crecido que ya no sabía si era aun niña, si ya era una mujer, no quería estar entre los juegos de mis amigos, y no tenia que callar para dar una opinión infantil ante todos los adultos. El me contó que ya si se es mujer se es, que ya no se puede ser niña, yo pensé que conservaría esta niña en el corazón por siempre eso también me confunde, no puedo ser camaleónica para agradarle porque sería ir en contra de mis ideas y principios, el no podría cambiarme eso, como yo nunca intentaría cambiarle esa manera de juzgar a los demás tan fácil que tiene.

Siempre he temido retroceder, mis palabras son poesía, no lo sé, solo digo lo que siento, lo que quiero ser y expresar a los demás, no quiero adornar mi vida y hacerla mágica con palabras bellas, si la realidad a veces es más fuerte aun así me cautiva la magia, el misterio la sonrisa del sol al medio día, la mirada insistente de un niño que quiere ser grande, dice.
- ¡¡¡Soy grande¡.- con sus ojos brillantes.
.- ¡soy grande como mi papá¡- yo también me he sentido grande.- hoy mi mundo esta revuelto. Siento que permanecí dormida todo este tiempo que no he usado uno de mis más grandes tesoros que es el amor a manos llenas, el juzgarme todo, por ese ser que me robará el corazón y los pensamientos, que todos los sueños que llevo no los he compartido y que no dejo de sorprenderte por que aun no me conoces, permanecí en el anonimato, el silencio de pasar inadvertida ante sus ojos. Hoy quiero sorprenderle, hacerle parte de mi, poder apoyarle en sus sueños, poder ser más que palabras, concretar y hacerle saber que estoy viva que cada vez que respiro, es porque amo la vida, que no me cierro a todas esas realidades que nos duelen, que tengo la sensibilidad suficiente como para darme cuenta de que allá afuera hay niños muriendo de hambre, niños que nacieron sin la suerte de unos buenos padres, niños que vinieron por accidente y pagan las consecuencias, gente que muere todos los días entre el hambre y la pobreza , mientras yo solo pienso en cosas frívolas, es hora de hablar, es hora de dejar el silencio es hora de trabajar de hacer algo por aquel que no tiene las herramientas que yo tengo, es hora de contagiarle al mundo esa alegría, esos sueños de volver a mirar la luna con la esperanza de que brilla por mí, dime quien brilla por ti? Te has preguntado, si sabes que para alguien eres como el mismo sol.


-Soy Azul.- dije en voz alta y ojos abiertos tratando de hacerles entender mis palabras.-Todos miraron alrededor de la mesa y rieron, podía ver sus caras y nadie tomó en cuenta lo que dije, cada quien estaba ocupado entre sus conversaciones, risas y comentarios sentí su mirada clavada en mí, no levante mis ojos pero corrí, corrí por las escaleras hacia arriba, apurada y con el corazón ruidoso y estallando, recordé por un momento otras ocasiones en las que tropecé con sus ojos de mar, sentí la misma sensación de nerviosismo por que siempre estaba pendiente de mis actos, de mis ojos, de mis miradas, sentía un calor inmenso solo con tenerlo cerca, fui a la gaveta al lado de mi cama, abrí rápidamente y encontré envueltas entre un pañuelo de colores violetas, verdes y blanco mi cartas del tarot, fui a lavarme las manos antes de tomarlas, y por un momento me detuve. ........... bueno me arriesgo.
Pensé en su nombre pensé en sus ojos volví al momento de confusión... ¿qué me estaba pasando? Podría haber sido la descarada de siempre y comérmelo con la mirada y luego mirar alrededor como quien no he partido un plato, porque me afectaba todo lo que él hacía, porque sentía que debía dejar esa niña para ser mujer, solo porque él piensa que cuando se es mujer ya no puedes tener pensamientos de niña, porque sería tonto de mi parte que yo quisiera a mi niña aquí en mi interior llenando de inocencia y de ternura, pasamos un fin de semana estupendo, aun me ruborizo no lo comparto con nadie ni siquiera en mis sueños, y me trago este secreto queriéndole gritar al mundo que me enloquece cuando me mira, no he hablado con nadie de ello, el es el único cómplice que tengo, él y la Luna llena de la primera vez, pero mi piel aun está impregnada de sus manos, de sus besos, y de la luna mi única cómplice.
Mis cartas fueron muy claras, cerré la puerta y me asegure de que nadie pudiera entrar, sin ser invitado. Me senté frente a la mesa de madera, esto también es un secreto de los muchos que guardo, separe los 22 arcanos mayores, extendí las cartas en todo un rito poniendo mi corazón para aclarar mis dudas, con una sonrisa agradecí a Dios que mis cartas fueran buenas, lo que está por pasar.... el loco, que camina sin rumbo, los enamorados, el sumo sacerdote, la rueda de la fortuna y el juicio, interpreté de la manera más neutra cada una de ellas, ese ser rodeado de muchas personas, admirado por sus grandes logros, no es loco, tampoco intrascendente, confiable, y sobre todo apacible aunque por momentos sea un volcán. Todo cambia, todo gira el mundo da una vuelta completa y quedamos parados donde nunca nos imaginamos, eso reconozco que ya lo sabía, las cartas solo me confirmaron lo que vengo pesando todas estas semanas, todo lo que se siembra se recoge de la semilla mala o buena, el odio, la maldad, el rencor y todas esas cosas inservibles que no quieres de nadie….. también el amor, la nobleza, el cariño, las cosas buenas y especiales de la vida, recibes lo que has dado, Dios siempre ve desde arriba, muchos cambios, renacen proyectos, sueños, luces, puertas que se abren, el emperador decide ante la fuerza y su mundo, ante sus sueños y su realidad, el está confundido piensa, piensa todo el día en ello, se interna entre lo que piensa correcto, y lo que más ama, mucho trabajo, muchos esfuerzos, el sol sale brillante y radiante para todo aquel que lo desea, el sol dice que sí.

Silenciosa















Entre azules y violetas
busco  equilibrio 
 melancolía
 nostalgia de sus ojos
 noche triste
estoy viv,
recorres cada uno de mis espacios
aunque me esconda
sabes a dónde ir
no te enamores…

No digas nada
ya es muy tarde
me quedan los sueños
Esos que guardo
para hacerlos realidad
y no te puedo contar.

La Niña Azul


Caminaba de regreso a casa en aquella tarde solitaria, el camino era angosto y difícil de transitar, ya la maleza cubría los espacios y el camino se perdía entre los verdes matorrales, el camino se hacía eterno, el azul del cielo solía ser más intenso y se reflejaba en las luces de su cabello brillante, largo como hilos interminables, no supo en qué momento la noche calló repentina, solo se dio cuenta al pasar por aquel lago oscuro y profundo que pudo ver reflejada la luna que la acompañaba como si fuera una sombra, apurada, correteando, esperándola por ratos si se detenía curiosa ante algún hallazgo del paisaje. Esto pasaba siempre cada día de su vida en todas las estaciones del año, en todas las caras de la luna, pero este día, sintió una tristeza inexplicable, llegó a casa y en silencio cambió sus trajes esta vez sin mirarse al espejo como lo hacía siempre para ir a cenar con su familia y algunos invitados especiales esa noche, dejo los libros sobre el mueble que estaba debajo de la ventana, miro hacia fuera y el aire frío le golpeo la cara, se percató de cerrar la ventana, se detuvo un momento frente a ella, respiro profundo, hondo.... cerró sus ojos, y se decidió a continuar caminando apurada al comedor, dio las buenas noches, y le contestaron pero todos estaban hablando, y solo esperaban por ella para comenzar la cena, se sentó cerca de la abuela y sin hacer ningún comentario probaba sin mucho apetito la comida, no recuerdo que pasó durante ese momento, ni los sabores, ni los colores, ella estaba absorta en su mundo, no recuerdo palabras suyas, no recuerdo pensamientos, no recuerdo las palabras y conversaciones de los demás, ni quienes estaban en aquella mesa, solo sus caras articulando un bla bla...no dejaban de mover sus labios parlanchines bla bla bla..... risas bla bla bla........... miradas....... bla bla bla su mundo en el aire.......... hubo un repentino silencio, inesperadamente al mismo tiempo que la brisa fría entró por aquel ventanal levantado las cortinas
-Bienvenida sea¡....-dijo la abuela, sonrió con picardía.
La Abuela, dulce, olorosa a jazmines, bañada de estrellas, inteligente, educada y siempre sabia,............. tantos años, tanta vida, su apariencia apacible antes los ojos de los desconocidos, uf el carácter... con que fuerza dominaban sus palabras, siempre tenía la razón de todo, la ultima en hablar siempre aunque no tuviese siempre la razón, todos parecían callar por el solo respeto, recogía sus cabellos de plata con unos palillos de metal que nunca se oxidaron, parecían de otro mundo, por su brillo único con dos esmeraldas no talladas que le había regalado su madre cuando cumplió sus 17 años, cuanto de eso, ya perdió la cuenta de los años, nadie sabía la edad de la abuela parecía ser un secreto de vida o muerte, todos habían callado para escucharla, rompieron nuevamente aquel estado de quietud. Y despertó la niña azul, despertó y sintió la presencia de aquel mágico ser que venía cada noche a acompañarle, y que solo la abuela conocía y saludaba cada noche con el corazón palpitante........... ella quería salir para encontrarse con la luna, ¡oh la luna¡ los demás continuaron su bla bla bla, no dejaban de mover sus labios parlanchines bla bla bla..... risas bla bla bla........... miradas....... bla bla bla su mundo en el aire..........

Por qué siempre es igual.- pensó.

-.No se escuchan solo hablan y hablan sin parar, solo quisiera que alguna vez me regalaran un poco de silencio.

Mi nombre es Amelí, viene de Amelia, una vieja tía abuela que no conocí, decían que era tan dulce como la misma miel, y no se a quien se le ocurrió compararme con tal panal, cuando pienso en abejas solo las veo enfadas por ser usurpadas para robarle la miel, tal vez esto no signifique nada pero en mi mundo nada es abstracto todo tiene un sentido y será por eso que se me complican más las cosas de lo que deberían, Es extraño hablar de mí, no me conozco del todo aun me sorprendo con cosas tan cotidianas, soy una persona silenciosa, trato de mirar objetivamente lo que quiero, soy una soñadora, una mujer llena de ilusiones, no soy la misma de la semana pasada, no soy la misma de esta mañana, no soy la misma que se quedó dormida ayer y despertó esta hoy, ahora no se si escribir, alguien me hizo sentir que escribo más de lo que hablo....... y entonces sentí miedo, miedo de no tener la suficiente inteligencia para llevar una conversación que valga la pena, porque desde el punto donde me coloco a observar tal vez no le guste a los demás aunque yo me sienta muy cómoda, que eso no me perjudica, pero que mi mundo se encuentra a la deriva, quien lo alimentara si yo no le doy mis palabras, si yo no pienso y guardo mis ilusiones, ¿será que debo tomarme un descanso para cuando ya nadie se interese. En lo que hago… quiero la libertad de volver a tomar la pluma y el papel... de volar con cada palabra, de tomar mis alas esas que no conocen plumas pero tienen una capacidad de llevarme hasta la luna que tanto amo, es tan sutil y hermosa que parece que se compara a cuando hago el amor.

Unas lagrimas rodaron, sus mejillas se hundían como surcos de tantas y tantas lagrimas... dar un cambio así en mi vida, cuando era feliz y segura de lo que hacía, no es la primera vez que siento que mi mundo se derrumba porque algo de el exterior ha entrado sin anticiparse, y aunque lo proteja siempre viene por mí, y debo salir, salir a vivir, salir a luz, ahora pienso que tal vez no sean tan interesantes mis palabras, ahora dudo de mi, por eso tal vez me sienta diferente y me haya callado ante ti. Siempre he usado la palabra escrita para complacer mi corazón, para no hacer ruido, con cosas estruendosas, para no contaminar el ambiente de palabras vacías, para conocer un poquito de los demás y descubrir lo que soy, para regalarme un poco de silencio mientras observo y absorbo todo alrededor, si ya las miradas no entorpecen la vida, si no es suficiente acaso que con esas miradas me tiemble hasta el alma, ahora mi mundo tal vez no sea tan maravilloso, ahora se divide entre palabras y hechos, entre palabras que no salieron de mi boca, pero que siento y expreso con actos, aquí, ahora no se qué palabras usar, usar para hablar, usar para escribir, qué debo decir, qué debo callar... qué pienso para agradar a los demás, si aunque parezca tonto me importan los demás,....

...Tú



"Esa sensación quien
en pleno vuelo
recuerda pisar la tierra
en busca de sus ojos perfectos"

Anita Azul

Aquel lugar (mi corazón)



Lleno de vacío,
estabas ausente
entre abrazos huraños.

Tan cerca estuvimos
de encontrar nuestras almas
en aquel lecho de papel.

Estrellas de cartón,
en un sí para siempre
presentía mi razón.
Lo lamenta mi ilusión
llevándose el amor contigo.