Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

sábado, diciembre 09, 2006

Hablando de noches y lunas


De repente te quedas dormido, y una tarita ronda sobre ti, invade el espacio que nos separa, se sumerge impaciente y se transporta en tu luz, queriendo encontrarte, te busca y te busca, cada noche como hoy, solamente soy una valiente guerrera que se toma la poesía en serio, que aun cree en el amor eterno, que se desnuda ante tus ojos y se entrega inmortal, para al mirarte mostrarte entera como se siente su alma vulnerable y pálida, desconcertada y perdida, cuando te pierdes de mis ojos para hacerle el amor a otra que nunca seré.


Esta noche sobre nubecitas negras me paseo en la sombras perdurables que no ha de saldar tus deudas, y no acabas de partir lejos, de irte de una vez y para siempre.
Mi alma quiere vestirse de estrellas brillantes, no despojarse nunca, y no disiparse, ser única Diosa de tus sueños, ser parte del deseo y de las ganas que te mueven y te invaden, ser el olor impregnado en tus sábanas, ser esa luna llena que miras hermosa, fragmentada e indefinida.

Te anclas por mis poros, me consumes en llamaradas de fuego puro, mis senos en gesto de ofrenda, quieren salir y saltar sobre tu pecho, mojarse de tus labios, fundirse bajo tu lengua y la suavidad de tus bordes que queman, no soy solo rosa o azulita, no soy invierno ni tempestades, no solo invento poemas tristes de amores imposibles, no solo salgo huyendo mientras vuelo lejos, algunas noches también me quedó con ganas de más, de hacer vibrar tu esencia, mientras te beso sin ahogo, sin miedo en un ilusión vana te hago el amor de manera excesiva, como las mismas fieras, unas veces en ternura exagerada, otras en ardiente deseo mudo y así solamente me pierdo en lo recóndito de tu corazón nocturno a la orilla del mar.

Si me oculto pierdo


Sinfines, arena bañada de azules pálidos
Camino descalza
Mis pies desnudos y fríos
Congelados se ocultan
Se hunden bajo la arena tibia
Mientras me pierdo sobrevolando el mar de tus ojos
Míos.


Me siento a mirar el horizonte
Olas rompiendo silencios
Me traen el sonido de tu voz que me abraza.

Esta noche te espero

vestida de pétalos fragantes
de colores cálidos
de lluvias de besos desafiantes.

Me contagiaste de luz y sonrisas
De amor incondicional
Y lagrimas de alegría.


No digas nada,nunca es tarde, los sueños se hacen realidad
Las palabras no siempre se van con el viento
Aunque no sean ni digan
lo que de verdad siento...
revíveme los sueños cuarteados
ponle belleza a mi poesía
llena de lunas y estrellas el alma mía.



Ámame en rosa, vísteme de tu piel
Hazme una contigo
A pesar de las diferencias
Seamos un solo ser.

Sin nombre I


No hay vacío ni ausencia tal,
desde que pediste quedarte muy cerca,
percibiste mis ojos tristes
en un chispazo de corriente eléctrica.

Mi alma moribunda
ya no quiso
decirte que en secreto
guardó su corazón herido
en un abrazo quieto y concluido
que en un noche de luna clara
te he pedido...

... solo, se ha delatado
el suplicarte que no te fueras
muy lejos.

Perseguiste quererme siempre
Reviviéndome el brillo de las estrellas
Opacado por el de mis ojos felices
Al sentirte tibio cuando te acercas
Ardiendo cuando me rozas
Calcinando cuando me elevas.

Cautivado por un toque de misterio
Se enredaron mis pupilas
en tus dedos
descubriste mi alma sola
gritando, necesitándote
vienes en tu armadura blanca

galopante en mi tristes sueños.

Lo grito por no morir















Lo callo por no llorar, le aposté todo a ganador, le puse todo el empeño de mi corazón directo al tuyo se me escaparon las palabras, tu voz me cautivó. Me tuviste dentro de tus manos, me pregunté si pude darte más, me contuve para equilibrar y no saturar, para aprender a recibir. Eso que me diste y me quitaste, esa locura a la que no quise ponerle nombre y que me prohibiste cuando me gustó...Cuantas ofrendas que no quise, cuantas horas que perdiste, recintos de sueños desvanecidos, puentes de cartón .Guardarme algo... era absurdo, no habrá cartas de amor ni palabras bonitas que puedan conquistarme, devolverme la ilusión, no se le oprime así al corazón que ama en libertad.Como dices no soy compresiva, solo soy irónica si comprensiva para ti es conformarme, quedarme callada y asumir que soy feliz, esperar pequeñas dosis sobrevivir queriendo más y más.Darte todo, hasta la vida misma, la dejaste olvidada en algún lugar extraño y remoto lejos frío de tu espíritu.