Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, diciembre 25, 2012

Carta de amor a mi autor favorito



A los que contemplan la luna,
las nubes a veces ofrecen una pausa”.

Matsuo Basho.

Me he sentado en algún bar, con el asa de la taza de café colgándome del índice derecho, a esperar que me vengan en mente. Les he dado la oportunidad, y no se han presentado. Los otros, los que aman para tener alguien con quien comer en las noches de invierno, o tener a alguien que les ordene hacer un agujero en la pared para poder colgar un espejo, tal vez no lo entiendan.

Y hoy pude darte este  secreto es una puerta sin manija. Una tierra sin mapa, un reloj sin agujas. Destruye construyendo, y construye destruyendo. Es el espacio de tiempo entre el sístole y el diástole. Es la corporación del silencio. Entra por las ventanas, se va por el hueco de las chimeneas, se posa en los árboles, los quietos, los que el viento se reúsa a mover. Nace en los desenlaces y crece, pero nadie controla su muerte.

Un secreto dispara angustia. Condena. Es una mochila llena de piedras, pesadas. Transpira entre los espacios del cuello y baja, hasta los pies. Se abre caminos entre la espalda, cortando paso entre las carnes. Quien esté libre de secretos, que tire la primera bala…¿o es que acaso, ya se disparo? Te apuesto, Cada milímetro de mis dedos, por cada centímetro de los tuyos, que aunque no sepas nada de mí… en algún momento con todas las ventanas cerradas te acordás de los gatos, cuando cierras los ojos, de las señales de tránsito, de las escobas voladoras, de los teclados borrosos, de alguna luna colgada en mi cuarto. Junto al sol y a todas las cosas que me inspiras. Tal vez también te acuerdes de mí.



N244556.987-0KIW

pd. Gato Encerrado

2 comentarios:

Luis Alfonso dijo...

Excelente..... me ha gustado mucho leerlo en una mañana de invierno, con uno de mis gatos tratando de beberse mi fororo.
Namaste

Anita Azul dijo...

que grato el mio en las piernas, mientras escribo el solo quiere estar conmigo,¡¡¡ es hermoso se llama Yellow Groc