¿Cómo será el amor?

¿redondo o cuadrado?

¿largo o corto?

no conozco su dimensión

aún no veo el fin

10 años de Taras

Estamos de Aniversario

Enero 2017

Vistas a la página totales

lunes, diciembre 19, 2011

Un sueño de Luna, soneto de Hadas!



Se acerca la primavera desde el sur, se aleja el rastro de frío una vez el invierno se ha marchado, nubecitas de algodón por todo el espacio, un cuento de hadas, y una hermosa canción, sonetos de esmeraldas, beso soñado tantos y uno del montón, llegaste de tarde ondeante, guerrero sonriente de pestañas crespas, aturdes con tu rostro nublando todo tras de ti.

¡Te sudaban los poros sobre tu rostro! cualquier excusa para tocarte, mil cosas por tu cabeza pasan y se alejan yo con la mente en blanco y risa tonta al escuchar tu voz.

Mi cariño te lo he regalado, mis sueños te los he contado, te invite a ser parte de ellos a pasearte por las noches en las que no duermo, cuando te acercas y estremeces mi silencios y el corazón.

No te sirve, no has escrito, no te sirve porque son solo sueños, no te sirve porque no soy tu musa, porque no te hace sentir único, como la luna rodeado de estrellitas y luceritos desafinados, me duermo y me muero... disipando el derecho a todo, sin saber de ti, si elegí bien mi destino, echándote de menos, no olvidándome de ti.

Latido a latido voy despacito para no darte un susto si me ves tras de ti, y se eleva el bosque oscureciéndome el camino repentino y agresivo me entorpece, debo encender las luces de emergencia, bajo la lluvia turbia un hadita perdida sigue el camino de luciérnagas apuradas, sobre piedritas, bajo las estrellas de la noche, bajo sol intenso, las fuerzas del corazón frenéticas, acaloradas se unen mirando al cielo claro de la mañana.



Tropezamos inesperados, nos miramos fascinados, nos vestimos de expresiones, tiritando hasta los huesos, no es frio, ni tormenta, no es luna ni marea, es el brillo que te arropa, esa aura que te rodea, es lo imprevisto del encuentro, lo que nadie puede comprender de ti, es lo que miro cuando te observo, estas en todo lo que es de mi, es lo que siento cuando te tengo, tan cerca respiras, tan cerca y tan lejos.


Azulita Ultramar.-y el Hadita con sus alitas tornasol entre los violeta dijo con una sonrisa entre cortada
.-Hola! del extraño mundo, de los ojos de luna de tu sonrisa de mar, Puedes entender mis palabras, ¿puedes escuchar mi voz cuando te hablo?
¿Es la primera vez que vienes aquí? .- dijo ella con voz pausada y bajita, que pregunta más tonta hace, como si no supiera que andas merodeando en su mundo, en sus sueños en todas la magia que vive!


Gigante Corazón de Piña: .-muy serio contestó.
.-Hola Pequeña Hada!
¿Qué solo te he visto una vez?,
Hola en mil noches en que respiras,
una y mil que te quiero ver.
No es casual nuestro encuentro!
Tus ojos me han impresionado,
tu mirada me ha llamado.
Cada noche te escucho y el camino he perdido.-Mientras se acercaba observando curioso tal brillo de sus alas y tratando de tocarlas cuando ella revoloteaba.

Azulita Ultramar.-
Sorprendida y moviendo su carita ella asentía y sobrevolaba de un extremo frente a él.-
Señor No pises las hojas,
las más secas, están muriendo,
las de matices sepia,
las de color ocre,
las que chasquean,
harás tanto ruido que nos podrán oír,
no sabía por dónde venir,
o como llegar,
no camines…..
Siente como puedes volar aun sin alas solo con tu andar.
Ven mi vida si un día las estrellas quieres volver a tener tan cerca y tocar. .- Y en una sonrisa cómplice tomo su mano como siempre y la coloco en el corazón. Le mostró las cicatrices, le mostró sus alas heridas y cansadas y una lagrima rodar por sus mejillas.

Gigante Corazón de Piña: comenzó a recordar y las imágenes pasaban tan repentinas como en los sueños y en todo recordó su mirada y no podía dejar de mirarla mientras ella lo escuchaba con sin igual atención.-
Luz de Hadas y de estrellas alcanzadas!
Te cuento que anoche fue mi noche vacía...
me quedé desnudo sin tus palabras...
sin tus ocurrencias...
cielo y estrellas implicados en mi contra.
Al no verte cerca de mí,
Inevitable vine preguntarte
¿dónde estás?...
¿qué haces?...
¿Qué camino recorren tus fantasías?...
¿dónde se puede escuchar tus alas zumbando?...
¿estará tu mano sobre mi frente para que los sueños se queden donde deben?
Para que mi musa y mis letras despliegue para que la luna me lleve a verte..- sorprendida en aquella mirada, en aquellas palabras tan firmes el hadita ato sus zapatillas mientras lo miraba y el atento a sus acciones la llenó de preguntas sin respuestas.

Azulita Ultramar.-
Vigilo permanente tus pasos
las horas atravesadas e indiscretas
analizando tus actos,
mis pasos,
mis vuelos,
mientras busco en el inmaculado color de la madrugada...
tu luz,
La penumbra no me ayuda...
pido auxilio y no me escucha,
los habitantes de las sombras se mofan de mí porque saben que te busco...
que te pienso,
que te quiero,
ellos saben de tu rumbo...
ellos saben de tu viaje...
pero no quieren hablar...
nada pueden decirme,
mientras prefieran callar,
se coartan al mirarme riendo irónicamente
como los niños mas traviesos de la escuela
cuando la maestra por un momento se va.

.-Al despertar el alba aun pienso sin querer levantarme aun recordándote aun soñándote. y es otra noche sin tu aliento, otra sin tu murmullo penetrante y tu palabra innegable...Otra noche de amor encerrado....y perdido que se queda en el aire esperando mil noches más. .-Es lo sé qué piensa y nunca de dice es lo que no dice al verse en sus ojos reflejada.


Gigante Corazón de Piña: .-y la tomó entre sus manos, era liviana y le cercó el rostro con sus manos. Como ella lo hacía con él.
.-Pequeña no llores,
tus lagrimas solo te pueden ahogarte más, para ti,
siempre para ti es que vengo por los bosques,
es que viajo sobre nubes,
es que callo y el amor guardo,
es que amo la vida y tu musa de la noche cerrada,
ya casi es madrugada, y mis pensamientos,
mis sentimientos son palabras que no he escribo.

.-… mientras suspiró no pudo más que retroceder sintiendo un vago escalofrío

Gigante Corazón de Piña: .-
Que te digo y respiro.
No es mi palabra aliento,
no es mi sueño lo único en donde estas,
te cuento que te echo de menos con cada impulso de magia.
Que extraño las horas que no pasamos juntos,
todo lo que nos ha quedado por contar,
las risas que aún no hemos compartido.
Las historias y los sueños que nos esperan,
el ánimo que no te puedo levantar,
las palabras que no te puedo decir,
los momentos que no paso junto a ti.
Simplemente te echo de menos.

Sin un final, llegó la mañana, con ella la vida cotidiana, con ella el despertar ruidoso del reloj, la ducha fría y un día común de trabajo donde la magia no cabe y la realidad agota, y si no sueño no vivo aunque con los pies en la tierra y Gigante Corazón de Piña y Azulita Ultramar, despertaron esa mañana con la duda de saber si todo aquello vivido en las profundidades del Bosque era un sueño o fue Realidad, al levantarme pude darme cuenta que aun llevaba mis zapatillas favoritas puestas, y recordó un momento sus miradas mientras las ataba, y en un conjuro de Hadas sonrientes recordó como pensaba en atarle al corazón sin darse cuenta lo libre que suele ser el amor, ella soltó los nudos y deseo con el alma más de aquel encuentro. Al mirar la hora Azuli corrió a la ducha a terminar de despertar, donde se encontraba a quien siempre había esperado, y quien siempre ha de esperar, al salir del baño tenía dos mensajes en su teléfono y unas llamadas perdidas,…. 

Eras tú Gigante Corazón de Piña.
Pudiera decir continuará pero solo diré ¡ Y todavía hay más ¿. Siempre hay más. Es infinito el mundo y su inmensidad, que traspasa los límites de los sueños y nos ayuda hacer uno con nuestro amor.

No hay comentarios.: