¿Cómo será el amor?

¿redondo o cuadrado?

¿largo o corto?

no conozco su dimensión

aún no veo el fin

10 años de Taras

Estamos de Aniversario

Enero 2017

Vistas a la página totales

lunes, diciembre 19, 2011

CUANDO NO PUEDO DORMIR...




Me voy a la cama, con un cuento de hadas en mente, con un había una vez y con esta son dos veces, tomando en chiste todo lo que me hace llorar, para no llorar. Para reírme de mis tragedias y un poco de la vida, a llenarme de mascaras y cremas para no arrugarme, de inciensos y velas con aroma de vainilla, a llamarte desde lejos y pedirte compañía, yo también me siento sola, yo también quiero abrir mis ojos y verte.

Tus manos inquietas en tus bolsillos silenciosos, que solo llevan papeles doblados, viejas direcciones y notas olvidadas, no llevas monedas, y muchos menos las estrellas escondidas, si esas mismas que le asaltaste a mi cielo oscuro, fui yo la causante del aquel beso moribundo que nunca supimos, acepto mi culpa, acepto haber sido la impulsiva que quería tus besos y mucho mas. Nunca lo negué, siempre supiste que fue así, no necesito alas ni mariposas, sigo siendo tarita aunque me cambie el sol, aunque extrañe mis haditas mis modos y mi luz, aunque extrañe tus miradas abrasadoras y tus juegos de doble filo, atropéllame la vida, aplástame el corazón, vacíame un camión de arena sobre el cuerpo, engrásame y llévame al horno a 300º ya no duelen las miradas. No soy poesía de tus uñas, no soy ni siquiera entre líneas “algo” que se aprecia y queda en ti. Yo me voy, me llevo los pedazos de torta, los puentes a medio terminar, los planos de construcciones para el futuro y vivo hoy, ya mañana se verá.

No quieras saber que queda de mi, comienzo y retomo mi vida, el deseo interno, esta mujer extraña que vive en mi, de la que aprendo cada día un poquito más, aquí estoy señor de pianos por cama, escapando una vez mas de tu extraño mundo el cual me niego a comprender, no seré tu maestra de magia, el polvo de haditas, un alo de luz en la noche, el camino y vuelo directo a la misma luna sin retorno, con escala a las estrellas, no desprecio tus poemas, tus palabras lánguidas, tus noches de vuelo, tu compañía cuando se me va el sueño, tu estadía en mi corazón y aquí estoy adicta a tus letras, a tus palabras coordinadas las cual constantemente las robo para mí, como si permanecieran por siempre en lo más recóndito del alma.

No hay comentarios.: