Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

lunes, diciembre 19, 2011

Te doy todas las señales



En el colmado atardecer del desierto más árido que he caminado, entre arenas movidas por el viento, te marchaste sin dejarme un rastro, te seguí, inventando luces, buscando huellas, hurtando todo lo aprendido, sombras, tinieblas de caminos secretos aun no recorridos.

Disfrute del sol ocultarse ante mis ojos tristes, mientras la luna me hacia compañía, mis pies cansados y sin rumbo perdieron el horizonte y el sentido para llegar a ti, se hizo largo el camino, mis alitas de noche acostumbrada a volar solo querían abrigarme a tal y desolador frío, que noches estremecen, que voces me llaman, escucho y no eres tú, mi nombre gritas tu corazón retumba y ensordece mi ser.


Bajo el sol despliego mis alas, brillantes a lo lejos, como espejos tornasol, te han dado mil señales de una ruta casi religiosa, mágica, de un ritual pagano y sórdido, que por tantas vidas y razones no recuerdas. ¿Olvidaste?...................extraño revolotear sobre hojitas secas, la humedad de mi bosque de lluvias serenas, cuando tus labios juegan y cosquillean sobre mi vientre en besos incansables.

Y en justo vuelo y a escondidas me distraes de mis letras, de mis frases inconclusas las veces que me dejas boquiabierta, mientras te sumerges en alma, transitándome entera y sin secretos, cuantas lunas, cuantos soles, cuantas noches, cuantos días sin ti.



El misterio es un arcano, tus ilusiones descifro aunque no entiendas, soy romántica… para ti Tarita, no oculto nada, todo te lo doy en bandejas de plata, azul desplegada, vuelvo a ser Mariposa, a creer en mí, y a despertar cada hora mientras te observo dormir hundido en mis brazos, no soy yo quien tiene miedo, quien tiene que perder las nubes del paraíso, no soy yo quien cambiará los destinos, eres tú quien volverá a mí, pues he conjurado en este poema, en miles de vidas y sueños, tus ojos hechiceros sediento de los míos. Ven a mi por más………………………………

No hay comentarios.: