Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, diciembre 23, 2014

...sobre los senos y las manos





Deslizo mis labios por tu cuello, mis besos, un total rendirse. Y sobre tu espalda mis dedos escriben sin sentido, han perdido la razón, cuando escuchas tu nombre así cerquita. Tus oídos...
susurro el silencio de la nada en paradoja, besos mudos, táctil, caricia, gemido hecho piel, locura color amaranto y belleza anochecida de ojos  atardecidos , embriagados.
Ese febril  encanto cuando arremetes de un golpe y te vienes, el oleaje absurdo contra las paredes que gritan conmigo, todo tu silencio es ruido.......

Desde que el tiempo gira en una rueda, el hombre buscó una razón, mas la razón no busca al hombre ya que el hombre perdió la razón. te penetro, y la pierdo mas, en locura sin tiempo, descarga febril de fuego denso,  te beso y en el beso contenido esta la esencia de la vida. la llave de lo único real, el amor lluvia el deseo, esta mirada quieta sin objeciones ni sorpresas, transformas mi ser de tormentas y tus ojos abiertos cierran y apagan todas las luces y todas las caricias. Siendo tersa piel remolino en ondas sobre el vientre. desplegada. ya sin alas.

te escapas por senderos nocturnos, olvidados, en la noche solo se escucha el aullido continuo, y pasos de hierba negra. En la profundidad de la planicie anochecida, nocturna, negrura sin estrellas, luna escondida, gritas mi nombre a la nada espesa, y te alejas en vuelo, riendo los llantos.
Impactante

se alargan las sombras, esbelta belleza que duerme apacible se agolpa la luna, rauda pequeña, insignificante fue a parar a una galaxia desconocida de otras lunas, las noches. Profecía de amantes taciturnos trastocando dulzura ir hacia la muerte, emerges con los nombres de tantas vidas el vuelo que detienes en mi nombre.

Agitas la respiración, cansada va  a parar con tu nombre a la nada. Duermen  el cansancio y palidecen las sombras una y otra vez  repites mi nombre, vas y vienes tendido sobre la piel , cosquilleo... suave aleteo de cejas de ojos hechizos.

Jamas de tus labios se escucha la palabra decadente. De amores y sombras.

me dices te amo
preñada de  muerte,
la partera gime
el ultimo ocaso de noche audaz
crepitan los huesos amargamente
agitas el tiempo y estrujas la gota
soy el frio de mueca negra,

te llamo.

No hay comentarios.: