Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, diciembre 23, 2014

Amor orbital





Así protegemos el amor, con las garras, con las guerras como la única salvación, cuando sabemos que no hay vuelta atrás cuando uno ama. Que no se puede comenzar de la nada, cuando sabemos que no existe la casualidad, que la razón esta de viaje, que cupido esta ciego, de que aún con todos mis defectos sigues amando.

Que el amor se convierte en una palabra hueca de cuatro letras, y por allí ruedan corazones teñidos de rojo navidad, y huele a leche y miel, a piel dulce tibia, a besos que amanecen respirando en el cuello y tu mirando con tus ventanas de par en par mientras sonríes y caminas con tus dedos sobre los muslos a Jamaris tus lunas descubiertas que bajan satelitalmente por unas caderas que orbitan con tus piernas.


A.M.

No hay comentarios.: