Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

jueves, mayo 30, 2013

Inédito e Inexplicable




En un lugar en el que nunca he estado, felizmente más allá de cualquier experiencia, tus ojos tienen su silencio: en tu gesto más frágil están las cosas que me cercan, o aquellas que no puedo tocar porque están demasiado cerca.

Tu mirada más leve fácilmente puede descerrarme, pese a que he cerrado mi ser como dedos, tú me abres siempre pétalo por pétalo, como la Primavera abre (tocando hábilmente, misteriosamente) su primera rosa o, si es tu voluntad cerrarme, yo y mi vida se cerrarán muy hermosamente, repentinamente, como cuando el centro de esta flor imagina la nieve descendiendo cuidadosamente en todas partes.


Nada de lo que podemos percibir en este mundo se compara con el poder de tu intensa fragilidad: cuya textura me fuerza con el color de sus tierras, mostrando muerte y eternidad con cada respiración (no sé que hay en ti que se cierra y se abre; sólo que hay algo en mí que entiende que la voz de tus ojos es más profunda que todas las flores) Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan hermosas.

No hay comentarios.: