Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

miércoles, mayo 15, 2013

Dos Veinte


HORA VEINTICUATRO  


          

La luz desemboca con sus dedos blancos en las barbas de un viejo que taconea sobre la música. En la inquietud de la taberna una huella amarga  ha endurecido mi entrecejo, una lúcida náusea con el olor de las malas cosechas. Aguas oscuras que ahora tañen las cigarras bajo el crudo cielo precipitado sobre los tejados. En la garganta resbala el trago como la tristeza en el corazón del anochecer.



“…a orillas de este mar, mirando flotar grandes troncos/ acaso sin pudor oír crecer los días, cuando la soledad es un arco abierto sobre el corazón, a principios de abril.”

Lecciones de fagot

Fernando Linero Universidad Nacional de Colombia
colección Poesía, Bogotá, 2004.

No hay comentarios.: