Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, noviembre 15, 2011

me robaste el corazón....


Vivía con miedo, reía con ilusión, soñaba con inocencia. Era la princesa del reino de las hadas y era consciente de que estaba perdiendo la cabeza a un ritmo de vértigo. Hablaba con hadas de alas blancas que caminaban de puntillas por las sendas de la imaginación. Cabalgaba de recuerdos de épocas que nunca vivió. Tenía una extraña vida en blanco y negro en la que ansiaba que, como estrellas invitadas, apareciera un hombre como tú, cargado de insólitos chistes de intentos para querernos solo un poquito.

Y al final, quería acabar marchándose de su reino, dejando de ser de una vez por toda una princesa de hielo y vivir una simple vida en clave de sol en una playa del sur donde nunca dejara de llover. Quería huir al ritmo de acordes que marcaran los sueños que se marchan y que nunca regresan. Quería ser un alma más que abandonara para siempre todo resquicio de cordura y que, en el umbral donde perder la cabeza, aunque fuera mentira, ya no tenía nada en lo que no estuvieses tu. Ahora que has llegado quédate para siempre aunque para siempre parezca mucho tiempo, asaltándome con una sonrisa y llevándote mi corazón. Por suerte solo era un poquito...

No hay comentarios.: