Un amor indeciso se ha acercado a mi puerta...

Y no pasa; y se queda frente a la puerta abierta.

yo le digo al amor:

- ¿Qué te trae a mi casa?

Y el amor no responde, no saluda, no pasa...

es un amor pequeño que perdió su camino:

Venía ya la noche... Y con la noche vino.


¡Qué amor tan pequeñito para andar con la sombra!...

¿Qué palabra no dice, qué nombre no me nombra?.

Y no sabe morir ni vivir: Y no sabe que el mañana es tan solo el hoy muerto...


El cadáver futuro de este hoy claro, de esta hora cierta...

Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...

Al mago de las puertas!

Ana Mendoza

Vistas a la página totales

martes, noviembre 15, 2011

la inmensidad que somos

Con tus manos tibias

me tientas

mis miradas sobre tus ojos

que duermen ...

se quedan.


Confiesan a mi ternura

tus piernas

y como hiedras

se sofocan de mi.


En tus besos

que separan

la profunda guarida

mas ufana de mi cuerpo

que deseosa está de ti .


Me estremece

y se entrega.

Hasta desmayar

acariciándome resurgir.


Rodea mi cintura,

bésame con locura,

hazme delirar.

mézclate en mi cabello

no me dejes escapar.


Mírame a los ojos cerca

mientras tus manos siguen

sobre mi piel

sin frenos ni esperas.


No hay comentarios.: